Orientación Vocacional: Adolescentes y Adultos

Orientación Vocacional para Adolescentes: su finalidad es ayudar al adolescente a percibir el tipo de profesión, labor u ocupación que sale del propio interior, tomando el proceso mismo del encuentro con un sentido como un aprendizaje. Resolver la normal confusión del adolescente entre carácter, afinidad laboral, talento y vocación, es uno de los objetivos principales, haciendo compatible la final orientación o elección con los intereses personales, los propios recursos y dificultades, las aspiraciones y la vocación profesional. Para esto, la guía de un profesional es imprescindible, estudiando la influencia de nuestro pasado (el bagaje de modelos laborales de la familia), presente (las oportunidades del contexto actual) y futuro (un mercado potencial a largo plazo).

Orientación Vocacional para Adultos: desde los 25 hasta los 40 años se extiende una etapa denominada de establecimiento , dueña de dos momentos distintos: el primero, de ensayo, supone el cambio de área. Implica todas las vicisitudes en cuanto a la elección de campos de trabajo, dentro de una misma profesión: en qué, dónde, cómo trabajar, con quién se ha de hacer, en qué tarea específica, de qué manera, etc.. El segundo momento, de estabilización, es puramente creativo, desde el punto de vista personal.

Es común que el consultante solicite asesoramiento en el primer momento de esta etapa por situaciones de crisis en las que se cuestiona un cambio ocupacional. Pero es también frecuente que, terminand o sus estudios o incluso ya insertado en una carrera u ocupación, la persona identifique una crisis que lo lleve a rever su elección pensando en la posibilidad de un nuevo rumbo. Otras situaciones factibles hablan de adultos que, ya reconocidos en su área, desean comenzar otra carrera o una especialización de ella.

El oportuno asesoramiento en este área permite al sujeto reencontrarse con sus deseos y ambiciones, fundiendo su actividad cotidiana en una ruta plena de sentido.

Orientación Vocacional para Adultos Mayores: en general se cree que en esta etapa del desarrollo evolutivo ya no hay necesidad de una orientación vocacional ocupacional, dado que los “abuelos” ya han hecho su vida y no les queda ahora mucho por hacer. A pesar de esta común creencia, muchos de ellos se sienten aún vitales, con ganas de hacer cosas, aprovechan los años después de su jubilación para aprender cosas nuevas que quizás desearon hacer toda su vida pero no habían tenido tiempo u oportunidad.

En estas instancias de la vida, si la persona es convenientemente estimulada,  puede aún aportar muchas satisfacciones a sí mismos, a su familia y a la sociedad, fortaleciendo las relaciones afectivas y manteniendo con vigor el sentido de la vida. Es importante aquí reconocer y trabajar el duelo que el adulto mayor debe hacer por la pérdida del rol de adulto joven, para poder adquirir otros roles en los que se pueda resumir su experiencia histórica y reconocerse como personas ampliamente valiosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: